reforma de la protección de datos en la UE. En ese caso, los menores de 16 años necesitarán consentimiento parental para acceder a las redes sociales. El texto de la reforma dice, literalmente, que "el tratamiento de los datos personales de un niño menor de 16 años será legal sólo en la medida que dicho consentimiento sea dado y autorizado por el titular de la responsabilidad parental sobre el niño". Una enmienda de última hora que elevaría de 13 a 15 ese consentimiento, a diferencia de lo que ocurre en EEUU, por ejemplo. No se trata sólo de navegar, sino del uso de Facebook, Snapchat, Whatsapp o Instagram, donde se podría pedir cosas como que los padres envíen una copia de su DNI y una autorización escrita antes de abrir una cuenta o descargar una aplicación. Complicado en la práctica, porque la comprobación de edad está todavía en pañales en la red.]]>