(Rocío Calderón para CentroRed) La startup estadounidense Chaotic Moon trabaja en el desarrollo de tatuajes temporales capaces de monitorizar la actividad física y la ubicación, al igual que los actuales 'wearables' (dispositivos móviles). Se llaman 'Tech Tats' y se pegan, literalmente, en la piel del usuario. A diferencia de los tradicionales son tatuajes con cierto relieve, dado que para poder controlar la salud o los datos de ubicación de la persona cuentan con determinados componentes electrónicos, entre ellos, un microcontrolado y luces LED. Estos tatuajes detectan si la persona que lo lleva está estresada, pueden controlar su temperatura corporal, medir su presión arterial, su frecuencia cardíaca, su nivel de hidratación y comunicar todos estos datos a través de la pintura electroconductora que utiliza y del microsensor que va adherido al cuerpo. En caso de que detecte cambios importantes en las constantes vitales del sujeto, cambia de color, funcionando así una señal de alerta de que algo no va bien. ¿Qué opinan sobre este nuevo progreso en la ciencia? ¿Demasiado control?]]>